El emprendimiento, clave del éxito para las empresas familiares

19.10.2022. “Hemos podido comprobar que las empresas familiares que presentan un nivel alto de orientación al emprendimiento y de riqueza socioemocional y están lideradas por perfiles predominantemente transformacionales registran un mejor desempeño financiero”, subraya Miguel Ángel Faura, socio responsable de Empresa Familiar de KPMG en España, en el prólogo del estudio El poder regenerador de la Empresa Familiar (informe realizado por KPMG en colaboración con STEP Project Global Consortium).

 

La investigación define las claves sobre la capacidad de emprendimiento de las empresas familiares: definir procesos que garanticen la búsqueda continua y proactiva de nuevas oportunidades; aprovechar oportunidades tanto dentro como fuera de la organización para mantener un espíritu innovador dentro de la compañía y entender que la proactividad implica incluir los puntos de vista de diferentes miembros de la familia en el proceso de toma de decisiones, con el objetivo de aprovechar de forma efectiva las oportunidades que puedan surgir en el mercado.

“La orientación emprendedora en la empresa familiar en España adquiere especial relevancia en cuanto a las estrategias para explorar nuevas oportunidades de ingresos y nuevas oportunidades empresariales para reducir el impacto de la crisis y aumentar las posibilidades de mantener el empleo en la empresa. Dicha orientación al emprendimiento se ve materializada en la decisión de mantener los empleos, que puede ser visto como una forma de asegurar la continuidad de la empresa y de la familia en la empresa, ayudando así a proteger y mantener el sentimiento emocional de los miembros de la familia vinculados a la empresa”, indica Ramón Sanguino Galván, director del departamento de Dirección de Empresas y Sociología de la Universidad de Extremadura.

La muestra española recoge 284 respuestas de líderes de empresas familiares, sobre el total de 2.439 participantes de 70 países. El estudio profundiza en la importancia que otorgan los objetivos financieros y no financieros, además de en factores que contribuyen a la mejora del desempeño como el estilo de liderazgo, el buen gobierno corporativo, la orientación emprendedora de la empresa y la preservación de la riqueza socioemocional. Asimismo, los líderes entrevistados han valorado el rendimiento de sus empresas en el ámbito financiero, no financiero (cohesión, reputación identidad familiar y preparación de las próximas generaciones), y de compromiso social (impacto social y medioambiental).

Puedes leer el informe completo aquí: Leer el informe