Empresarios familiares analizan el impacto de la guerra de Ucrania

6 de abril de 2022. “La estrategia energética hay que planificarla con años de antelación, procurando reducir la excesiva dependencia que, en el caso de España, tenemos de terceros países”, señaló Héctor Dominguis, principal ejecutivo de la empresa valenciana GDES. El empresario participó junto a José Luis González Pescador, consejero delegado de la empresa cántabra ABC Logistic, y Pedro Palomo, primer ejecutivo de la firma segoviana Octaviano Palomo, en una nueva jornada del ciclo La Empresa Familiar Comparte, celebrada en Madrid con el objetivo de analizar el impacto de la guerra en Ucrania en las empresas y la economía española. El ciclo está organizado por la red de asociaciones territoriales de la Empresa Familiar y patrocinado por Credit Suise. La sesión de hoy estuvo moderada por la periodista Ana Samboal.

Los empresarios familiares con actividades en diferentes sectores estratégicos, como los de energía, materias primas y transporte por carretera, se han mostrado partidarios de que el Gobierno se decante por la reducción de impuestos antes que por la concesión de ayudas directas a los sectores afectados por la escalada de los precios energéticos. Los empresarios participantes han solicitado del Ejecutivo políticas que miren al largo plazo y reduzcan la dependencia de terceros países, ante las importantes debilidades estructurales que la guerra en Ucrania ha puesto al descubierto en sus sectores.

Héctor Dominguis (GDES es una compañía valenciana especializada en la prestación de servicios a la industria energética) explicó que lo que ha hecho la guerra en Ucrania ha sido precipitar y acentuar una crisis energética que venía de lejos y que ha puesto de manifiesto la debilidad de la estrategia energética de España. En la actual coyuntura inflacionista y caída del crecimiento, la mejor opción, a su juicio, sería la de “reducir la presión fiscal sobre las rentas, al tiempo que sería deseable configurar un marco fiscal que haga viable la generación de energía nuclear”, subrayó Dominguis.

“Desde 2020, hemos tenido muy malas cosechas de cereales en algunas zonas del planeta, ocasionando un problema de oferta que se ha visto ahora agudizado con la guerra. No hay que perder de vista que Ucrania produce cerca del 30% del mercado mundial de cereales”, explicó Pedro Palomo, de Octaviano Palomo, la empresa segoviana especializada en la comercialización y distribución de cereales, fertilizantes y materias primas para la industria agroalimentaria.

José Luis González Pescador, de la empresa cántabra ABC Logistic, apuntó al problema de la atomización del transporte. “Mientras que la media de camiones por empresa de transporte en España es de 3,5 vehículos, en Alemania es de 200, dándose además en nuestro país una gran dependencia de este modo de transporte, dada la ineficiencia del ferrocarril. A ello se suma que el sector sufre un déficit de conductores, derivado de los bajos sueldos y los escasos márgenes que deja esta actividad, y una gran incertidumbre acerca de cuál será el estándar tecnológico en el sector del motor en los próximos años”, destacó González Pescador.