Las empresas familiares gallegas se unen a #DamosLaCara para recuperar la economía

13 de julio de 2020. La Asociación Gallega de la Empresa Familiar se suma a las más de 1.400 empresas familiares de toda España en la campaña #DamosLaCara, una iniciativa de 1,4 millones de personas, entre empresarios y trabajadores, para mostrar su compromiso con la recuperación de la economía y superar la crisis económica y sanitaria, de la que también forman parte el Instituto de Empresa Familiar (IEF) y las 18 asociaciones territoriales.

“Las empresas familiares nos comprometemos con toda la sociedad, porque para nosotros, nuestros trabajadores y sus familias son el foco primordial, para no dejar a nadie atrás en esta crisis. Somos clave en la recuperación económica y resistimos mejor las crisis, manteniendo el foco en lo más importante, que son las personas que forman parte de nuestros equipos”, señala el presidente de la Asociación Gallega de la Empresa Familiar, Víctor Nogueira, que en el marco de la crisis económica y sanitaria ha integrado el comité de expertos económicos de la Xunta de Galicia para asesorar al ejecutivo autonómico y diseñar medidas para la recuperación.

#DamosLaCara, nacido al inicio de la crisis provocada por la Covid-19, es un movimiento ciudadano, social y no partidista que surgió a partir de la iniciativa de varias asociaciones territoriales de la empresa familiar para dar visibilidad a la labor de sus empresas asociadas en el marco de la crisis sanitaria iniciada en marzo, una característica intrínseca a las compañías de propiedad familiar por su arraigo a la tierra y su vocación de motor económico. Empresas familiares gallegas como Congalsa, Espina y Delfín y Leche Río se han adherido a la iniciativa. Durante la crisis del coronavirus, las empresas familiares gallegas apostaron por mantener su actividad, abasteciendo a la ciudadanía de servicios esenciales, e impulsaron diversas iniciativas de compromiso social.

Las empresas familiares son el 89% del tejido empresarial en toda España y el 92,4% en Galicia, donde representan el 86,3% del empleo privado y el 85% del valor añadido bruto empresarial de la comunidad, con una inversión social anual en Galicia de 98 millones de euros.